3 formas de demostrar a tu jefe que puedes trabajar desde casa

casa

Algunos modelos son todavía más extremos e invierten las proporciones: empresas cuyas sedes están ubicadas en una localidad concreta, pero la mayor parte del tiempo los empleados ejercen desde sus casas, salvo por reuniones o encuentro programados de la plantilla. Y aunque la mayoría de los trabajadores realizan sus tareas en oficina casi todos los días, la ventaja de administrar su propio tiempo es una oportunidad de oro que prácticamente nadie rechaza.

Siempre y cuando los empleados sean responsables y consigan cumplir con los plazos y los resultados a los que se han comprometido, no hay razón para no suavizar los límites más rígidos de la política empresarial y otorgar la suficiente confianza en el equipo para pensar que son perfectamente capaces de auto gestionarse de forma coordinada. Pero, ¿cómo podrías convencer a un jefe que de momento se muestra reacio a aceptarlo?

Reporta frecuentemente la actividad que realizas. Una de las principales preocupaciones para considerar el trabajo flexible es la de que los empleados no conserven el mismo nivel de eficiencia. ¿Cómo demostrar que realmente estás ocupando tu tiempo frente al ordenador en tareas productivas? Una buena manera es enviar correos con cierta frecuencia para informar sobre la actividad que se está llevando a cabo, e incluso de los descansos que se hacen.

No bloquees el trabajo del equipo. A menudo, el ejercicio de una empresa depende de la cadena de trabajo de varios empleados. Respuestas rápidas a los correos electrónicos y chat de empresa y atender las llamadas a la primera pueden ser la clave para que los trabajos se resuelvan con celeridad, y por tanto que tu jefe se convenza de que trabajar en remoto no supone una traba.

Saca tiempo para socializar con tus compañeros. Si una cosa es peligrosa es poner en entredicho la cultura de empresa, que se basa esencialmente en la formación de un equipo unido. La formación de grupos de personas cercanas y de amistades también hace que el trabajo sea más llevadero y divertido. Procura programar actividades periódicas con tus compañeros y fomentar las relaciones interpersonales en el seno de la empresa.

Los horarios flexibles serán más frecuentes a medida que las compañías comprendan el beneficio de tener empleados felices; pero no olvides apostar por los rasgos positivos de trabajar concentrado en una oficina.