8 Gestos que te Harán Parrecer Arrogante sin que te des Cuenta

arrogante

Lo habrás oído millones de veces: es importante ser plenamente conscientes de nuestro lenguaje corporal, porque apretarse los dedos, encogerse o mover la pierna mientras se habla son detalles que crean una impresión de timidez, inseguridad y nerviosismo que seguro que quieres evitar. Pero, ¿qué pasa cuando nuestro lenguaje corporal dice exactamente lo contrario, tachándonos de arrogantes y soberbios? Si no quieres que tu interlocutor se lleve la impresión de que te sientes por encima del bien y del mal, evita los siguientes gestos.

1. Evitar el contacto visual
«¡Un momento!», estarás pensando, «yo creía que la falta de contacto visual es una de esas cosas que me hacen parecer inseguro». Y es cierto. Pero, dependiendo de la situación, también puede hacerte parecer increíblemente arrogante. ¿Por qué? Para simplificarlo, da la impresión de que te crees superior, demasiado bueno como para ser parte de esa conversación. Ya sea porque estás mirando a otro lado de la estancia o a la pantalla de tu móvil, hará que tu interlocutor eche en falta algo de atención.

2. Cruzar los brazos
Todos sabemos que no es la postura más adecuada. Aunque se adopte de forma inconsciente, los brazos cruzados te distancia de los demás, haciéndote parecer inaccesible o incluso un poco enfadado. Seguro que no quieres enviar a tu interlocutor el mensaje de que no te interesa nada lo que tenga que decirte, así que abre esos brazos.

3. Mantener el mentón excesivamente alto
Hay una fina línea entre tener la cabeza baja, que te hará parecer inseguro, y poner la barbilla a más de noventa grados de la línea de tu cuello, lo que te hará parecer arrogante. Cuidado: a nadie le gusta que le miren desde arriba mientras le hablan.

4. Señalar con el dedo
Es uno de los típicos hábitos que las madres intentan quitarnos desde pequeño. Sin embargo, basta con estar un poco atento para darse cuenta de que los intentos maternos no dieron sus frutos en muchos individuos. Lo cierto es que se trata de un gesto agresivo que denota mala educación.

5. Mirar demasiado el reloj
Esto debería ser obvio, pero por desgracia mucha gente lo hace. Mirar el reloj continuamente como si quisieses marcharte por estar aburriéndote mortalmente o se estuviese haciendo tarde mientras la otra persona habla la hará sentir incómoda e insegura. Es otro de los hábitos que dará la impresión de que te crees demasiado importante como para perder tu tiempo con algo así.

6. Suspirar a menudo
A todos nos sienta bien exhalar un suspiro largo y profundo de vez en cuando, pero eso no significa que debas hacerlo mientras la otra persona está hablando. Algo tan inocente como un suspiro transmite un mensaje muy fuerte: la conversación te cansa, aburre o exaspera.

7. Levantar las cejas
A todos nos daría mal rollo una cara totalmente inexpresiva, pero hay que tener cuidado con el tipo de expresiones que utilizamos. Levantar una ceja, o las dos, mientras la otra persona está hablando, probablemente hará que se sienta insegura o perpleja, y le dará la impresión de que no tomas en serio lo que estás diciendo.

8. Mirar de arriba abajo
Hasta un témpano de hielo se sentiría incómodo ante una de las clásicas miradas de arriba abajo. Puede que lo hagas sin querer, o porque te gusta cómo va vestida la otra persona, pero trata de evitarlo por todos los medios.