Marketing emocional: el arte de crear empatía con tus clientes

Marketing emocionalCiudad de México.- Todos los días millones de mercadólogos alrededor del mundo se preguntan la misma cosa: «¿qué sigue? ¿Cuál es la siguiente gran tendencia mercadológica que convertirá una marca en leyenda?».

Los contenidos creativos y atractivos ya no son suficientes. Miles de impactos comerciales nos bombardean en prácticamente cualquier lugar y en cualquier actividad que desarrollemos. El exceso de publicidad nos hace invulnerables a las marcas. Y eso se está volviendo un problema.

Viralizar ya no es suficiente para destacar. Ahora estamos apuntando a crear conexiones sentimentales con nuestros clientes. Y así como hay un amplio espectro de emociones, hay un mundo de posibilidades para tu marca para crear empatía y provocar algo en tu público más allá de una necesidad de compra.

Esta forma de hacer marketing ya se encuentra en práctica. En un par de meses empezaremos a ver marcas que usarán las fechas navideñas de forma diferente. Fíjate bien, por ejemplo, en este ejemplo:
“Hacer feliz a alguien” es el mensaje. Y no “compra Coca-Cola”. Pero es un muy buen anuncio a pesar de que el call to action se aleja de lo tradicional ¿no? Y esta marca lo ha estado haciendo por muchos años.

Estas campañas están destinadas a provocar algo, evocar cierto recuerdo o despertar un sentimiento cálido que después relacionarás con la marca, así rompiendo el blindaje que hemos levantado hacia todas las demás formas de publicidad. Y sí funciona.

Otro ejemplo de este tipo de mercadotecnia surge cuando el líder de una empresa se convierte en su símbolo. Como sucedió en su momento con Steve Jobs, cuya historia se vuelve un mensaje inspiracional muy poderoso y que colocó a Apple como una de las empresas más importantes en los últimos años. O eso nos hace pensar.
Y antes de que lo pienses. No, esto no es exclusivo de grandes empresas. Tú también puedes experimentar con este concepto.

Empieza por contar tu historia como emprendedor. Cuéntale a la gente cómo empezó tu empresa, de dónde surgió la idea de crear y comercializar tu producto o servicio y hazlo algo inspirador.

Haz una sesión de lluvia de ideas con tu equipo y define tres sentimientos que tu producto o servicio puede evocar y explota esa idea en tu siguiente campaña.

Sólo existe una regla de oro: prohibido mentir. No inventes personajes o sucesos ficticios ni historias extraordinariamente imposibles. El riesgo de ser descubierto es altísimo y tu reputación online vale oro, como veremos en otra ocasión.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

fuente: www.dineroenimagen.com