¿Qué tiene en común los emprendedores exitosos?

Qué tiene en común los emprendedores exitososExisten emprendedores exitosos de todas las edades, sexos y procedencias, pero todos ellos tienen ciertos rasgos que les han hecho ser quienes son y, por consiguiente, alcanzar la fama. ¿Quieres saber cuáles son? Te los presentamos en esta fotogalería.

Cuando hacen las cosas, las hacen con todas las ganas del mundo. Para ellos no existen las medias tintas: si se embarcan en un negocio, van con todo y a por todas. Saben combinar razón y corazón.

Saben centrarse en su meta
Cuando tienen claro lo que quieren hacer, no paran hasta lograrlo. Son persistentes, se centrar en su camino y trabajan para recorrerlo con el mayor éxito posible hasta conseguir lo que quieren.

No anteponen el dinero
El beneficio no es lo que les mueve, son sus sueños. Les da igual no sacar beneficio a corto plazo, si tienen algo en la cabeza van a ir a por ello sin importarles si tienen que cobrar poco o no cobrar durante un tiempo.

Saben comunicarse
Saben expresar lo que quieren y cómo lo quieren. Esto especialmente importante cuando tienen personas a su cargo. Una buena comunicación siempre aporta valor a un proyecto.

Son valientes
¿Quién dijo miedo? Ellos arriesgan, apuestan por sus idas y no paran hasta verlas convertidas en negocios reales y, en la mayor parte de los casos de gran éxito. Pueden estar inseguros, pero la palabra miedo no existe en su diccionario.

Son innovadores
Tienen la capacidad de crear cosas que quizá los demás nunca hubieran imaginado. Son amantes de la novedad y les gusta estar a la vanguardia de todo. Su sed de mejora es difícil de saciar y la calman con nuevos e interesantes proyectos.

Son resolutivos
Muy probablemente, ellos no llamarán a Houston si tienen un problema, porque saben capear casi cualquier temporal. Si hay problemas, su ingenio y astucia les harán salir del aprieto lo más rápido posible. Hundirse no está permitido.

Creen en el destino
Saben que su esfuerzo será recompensando en algún momento. Y si las cosas se ponen difíciles, se lo toman como un reto más y una nueva oportunidad para salir a flote y demostrar su valía.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

fuente: www.forbes.es